¡¡Por fin llega el verano!! Y con él llega el tiempo libre, no sólo el tuyo sino también el de tus hijos, pero… has planificado sólo las “temidas vacaciones familiares”?

Como ya lo sabes de otros años… ¡ORGANíZATE!

Ya sabes que las vacaciones escolares tienen una duración de casi tres meses, mucho tiempo para las vacaciones que los padres tenemos en los trabajos. Hoy en día, hay un apoyo importante en los abuelos que “cuidan” a nuestros hijos mientras trabajamos, pero también existen multitud de ofertas de campamentos de verano de muchas modalidades.

Aunque estemos en periodo estival, debemos seguir una serie de pautas y límites con los más pequeños de la casa. Recuerda que vienen de pasar un periodo bastante organizado y a veces, por qué no, un poco “estresante” con varias actividades extraescolares a tener mucho tiempo libre. Esa organización del tiempo repercute en que sigan teniendo unos horarios y hacen que la sensación de seguridad y autoestima sigan estando presente en este periodo.

Cuando vuelvas a casa, olvídate del trabajo, comparte el tiempo con aquellos que tienes a tu lado, no sólo tus hijos o tu pareja sino con familia y amigos. Y por que no, también tus propias actividades. En los momentos que estéis juntos es conveniente fomentar la comunicación entre todos los miembros de la familia. Es importante prestar atención a lo que cada uno refiere y que se sientan escuchados cada uno dentro de su etapa evolutiva, por supuesto.

También es importante jugar con ellos, realizar actividades previamente consensuadas por los miembros de la familia o los turnos elegidos (por ejemplo, si son varios hermanos y en ocasiones les gustan diferentes actividades se establecerán turnos para la realización de las mismas). Ellos también te necesitan, te reclaman a través del juego, sirviéndonos de herramienta para fomentar la expresión de emociones y las habilidades sociales de los más pequeños.

A medida que los más pequeños van creciendo, es recomendable dar responsabilidad a los niños, tanto dentro como fuera de la casa. En etapas pre-adolescentes y adolescentes es importante saber que su “libertad”( bajar solos a la urbanización, empezar a quedar con amigos, tener una paga…) conlleva responsabilidad.

Es importante establecer bien tu horario laboral y, si ya estás de vacaciones, que puedas activar un mensaje de contestación en tu email de trabajo haciendo referencia a tu periodo vacacional y cuando te reincorporas. Si crees que por el puesto que ocupas no pudieras realizar esto, estará bien echar un vistazo sólo un día a la semana el correo y contesta sólo a lo que tiene prioridad.

Durante tus vacaciones, si os vais de turismo urbano, es interesante llevar actividades planificadas para visitar lugares, monumentos… pero también deja algunos huecos para favorecer la espontaneidad y fomentar la comunicación consensuada en la realización de actividades del grupo o de la pareja.

No vivas el verano como algo estresante en donde sólo hay más jaleo con los gritos de los niños demandando vuestra atención. El verano es un periodo estupendo donde pasaremos de realizar actividades de forma pre-establecida y en ocasiones con demasiada prisa a tener más tiempo para poder estar con aquellas personas que nos importan, compartir actividades las cuales en ocasiones la climatología nos lo impide en otras estaciones. Pero ese tiempo, por favor, que sea de calidad: los demás percibirán cómo tú proyectas esa situación con ellos.

Si crees que normalmente te encuentras más irritable, con menos aguante tanto con tu pareja o hijos como con familiares y compañeros, con menos ánimo, con la sensación de haber perdido tu capacidad para poder disfrutar de los pequeños momentos y crees que podemos ayudarte, no dudes en acudir a nuestros servicios para poder orientarte, identificar qué te ocurre y buscar herramientas que te permitan gestionar tales situaciones y sentirte de manera positiva.

¡DISFRUTA DEL VERANO Y DE CADA DÍA DE TU VIDA!

 

Gema López Durango. Psicóloga en Kineos.