Ante factores estresantes, la interacción de nuestros músculos con los órganos del cuerpo se ve afectada causando un desequilibrio que en la mayoría de los casos acaba en dolor.  El fin de la Kinesiología es devolver el equilibrio buscando la causa que provoca la dolencia a través de técnicas de tratamiento basadas en la Fisioterapia, Osteopatía y medicina tradicional china.

Por ello, podemos definir la Kinesiología como el estudio de los movimientos y mecanismos del cuerpo así como del lenguaje humano con el objetivo de diagnosticar y tratar afecciones que estén vinculadas con los músculos y los huesos. Con esta técnica, se puede diagnosticar y tratar los desequilibrios en el sistema locomotor, emocional y bioquímico, donde se encuentra el origen de las dolencias de cada paciente y así poder ofrecerles un tratamiento individualizado y personalizado.

      

¿Cuáles son los pasos en una sesión de Kinesiología?

El Fisioterapeuta Kinesiólogo Roberto Ruiz de Santiago (Fisioterapeuta, Osteópata EOM y Kinesiólogo AK),  nos describe paso a paso una sesión en su clínica KINEOS en Madrid cuya duración es de una hora:

Paso 1: El Kinesiólogo realiza una historia del paciente como punto de partida para tener una visión específica del caso. Aquí se produce la primera conexión entre el terapeuta y el paciente, uno de los factores determinante para la eficacia del tratamiento.

Paso 2: Para encontrar el origen de las dolencias y problemas, se realizan los test de reacción muscular (kinesiología).  Estos se basan en la comprobación del equilibrio entre nuestro sistema nervioso y la velocidad de reacción del músculo, donde se valora la reacción y qué es lo que puede estar afectando a la parte dañada.

Paso 3: A través de los test de kinesiología, el Fisioterapeuta valora y elige la técnica más óptima para cada paciente en cada momento tales como osteopatía visceral, craneal y estructural, acupuntura, nutrición para inflamación, medicina natural o par biomagnético. Durante la sesión, se va explicando al paciente las sensaciones o posibles reacciones a la terapia que se está aplicando.

Paso 4: Para comprobar la mejoría del paciente, se hace que el paciente se mueva y realice un par de saltos para forzar al músculo y así ver los cambios que se han producido o si se mantiene lo que se ha realizado durante la sesión.

Paso 5: Finalmente, se establecen los siguiente pasos a seguir por el paciente valorando algún posible cambio en los hábitos de vida o alimenticios. En alguna ocasión y si fuese necesario, se podría contemplar la medicina natural como ayuda para complementar la terapia y ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente.

Para comprobar la efectividad de la terapia, el terapeuta valorará la conveniencia de revisar a los quince o veinte días después de la sesión. Así, se podrán evaluar los cambios que se han producido, ver si se ha llegado a la causa principal del problema y si aún quedan temas por tratar.

En definitiva, la Kinesiología es una herramienta válida para todos independientemente de la edad con resultados bastantes rápidos y evidentes. Para más información contacta con nosotros en kineos ( enlace al teléfono) y solicita cita con el terapeuta para consultar tu caso en particular.